Beneficios de la fisioterapia en las personas mayores

Beneficios de la fisioterapia en las personas mayores

La terapia física no presenta límites de edad. Funciona siempre que un paciente la necesita y se adecúa perfectamente a las condiciones físicas y motoras de cada persona.

Esto expone por qué las técnicas empleadas con jóvenes deportistas o con pacientes que se recuperan de una lesión no son las mismas que se aplican a los adultos mayores.

Fisioterapia para ancianos

Teniendo en cuenta estas diferencias, ¿en qué consiste la fisioterapia para ancianos?

La principal diferencia entre la fisioterapia en general y esta disciplina aplicada a personas mayores dependientes no está tanto en las técnicas empleadas sino en la adaptación de las mismas a la situación, capacidades y patologías que presente el paciente.

En esta etapa de vida puede empezar a notarse algunas limitaciones de tipo motor o funcional, es normal que se produzca un descenso de la actividad física debido al cansancio, a las disfunciones motoras y a una gradual pérdida de capacidades como el equilibrio, la fuerza o la resistencia, por lo que el empleo de las técnicas terapéuticas de la fisioterapia es primordial para ralentizar estos procesos y fomentar la calidad de vida.

La fisioterapia en personas mayores sacude los problemas locomotores desde una triple perspectiva

Diagnóstico

A través de la fisioterapia se puede encontrar el origen de una dolencia, valorar la gravedad de una lesión o establecer qué factores están provocando una limitación de movilidad.

Prevención

Trabajar capacidades como la fuerza muscular, el equilibrio, la marcha y la amplitud articular admiten al paciente el seguir relacionándose con su entorno en unos ambientes óptimos. Asimismo, para extender la autonomía de la persona de edad avanzada se debe insistir en estos aspectos que, por otro lado, evitarán caídas accidentales.

Rehabilitación

Esta es la cara más conocida de la fisioterapia, no obstante, hay que hacer visible la relevancia de esta disciplina médica en el tratamiento y la recuperación tras lesiones musculares o articulares o tras operaciones como la de cadera, muy común en personas mayores.

Objetivos de la fisioterapia en personas mayores

Por ello, los objetivos de la fisioterapia en personas mayores están orientados a:

  • Mantener o recuperar la autonomía en actividades de la vida diaria.
  • Propagar la movilidad articular y la fuerza muscular.
  • Mejorar los patrones de marcha y equilibrio.
  • Promover la práctica de actividades físicas de un modo saludable.
  • Proporcionar las herramientas necesarias y con ello conseguir una mayor confianza del paciente en sus habilidades motoras
  • Reducir el estrés y la ansiedad.
  • Favorecer a la calidad del sueño.
  • Abreviar el riesgo de sufrir otras patologías (diabetes, sobrepeso, cáncer de colon, osteoporosis…).
  • Prevenir los accidentes cardiovasculares y los problemas circulatorios.

Es importante destacar que, hablar de fisioterapia geriátrica requiere hablar del largo plazo. Los efectos positivos de estas prácticas no se ven tras la primera sesión, pero sí a medida que avanza el tiempo, y lo más destacado de todo, no se sujetan únicamente a una mejora en las capacidades locomotoras de las personas mayores sino en muchos otros aspectos de su salud y bienestar.

Si necesitas fisioterapia a domicilio, te podemos ayudar.

Compartir artículo: