Cuidado de niños y el beneficio de jugar con ellos

Cuidado de niños y el beneficio de jugar con ellos

El estilo de vida que llevamos actualmente, en el que siempre tenemos prisas, estamos muy ocupados con el trabajo y no tenemos tiempo para jugar con los hijos; unido a que pensamos que otras actividades y tareas son mucho más beneficiosas que el juego, están dejando de lado los beneficios que el jugar tiene para los niños.

Beneficios de jugar con los niños

Incrementa el aprendizaje del niño

Obtienen nuevas experiencias en las que cometen aciertos y errores, las que les permite la resolución de problemas y en las que aplican el aprendizaje previo. De esta manera, les concede el poder de destinar el aprendizaje obtenido en su vida diaria. Asimismo, les permite explorar el entorno y tener interacciones con los objetos y con el medio en el que viven. La adquisición de los conocimientos a través del juego, además, tiene la ventaja de proporcionarse en un ambiente lúdico y tranquilo.

Jugar fomenta la creatividad de los niños

El juego simbólico, es muy conocido por ser la manera en la que juegan, ideando su propio mundo a partir de aquello que vive y observan en su día a día. Por ello, es tan normal ver a un niño jugando a ser papá o mamá, profesor o policía con años de experiencia. Asimismo, es importante que jueguen en equipo, ya que aprenden a negociar y a trabajar en equipo.

El juego mejora la confianza y la autoestima del pequeño

El juego pone en marcha los recursos y las capacidades de cada niño, además, les permite conocer sus fortalezas y debilidades, por lo que es un dispositivo de autoafirmación de la personalidad. En su juego, ellos son los que lo lideran y eligen qué hacer y qué ocurre en cada momento, sintiéndose capaces y dándoles el autorrefuerzo necesario.

Jugar ayuda a enfocar la atención de los niños

Con el juego, los niños focalizan la atención en lo que están haciendo. Es cuando más concentrado y apasionado suelen estar en con lo que hacen, por lo que estimula la atención focalizada, sostenida y selectiva.

El juego disminuye la ansiedad del niño

Mientras los niños están jugando, la segregación de endorfinas se promueve, mejorando su estado anímico, disminuyendo la ansiedad y calmando el dolor; fortificando así su sistema inmune.

Fomenta las relaciones sociales entre los más peques

Jugar, en la mayoría de las ocasiones, supone relacionarse con otros, aprender normas sociales y ser tolerantes con los otros. A través de estas relaciones, además, se conocen a sí mismos, sus derechos y los derechos de los demás niños, así como aprenden a cimentar su representación en el mundo en el que viven.

El juego es libre, participativo y motivante

Estas son sus principales características, ya que los niños juegan sin tener en cuenta su condición de vida y sus posibilidades, lo cual les enseña unos valores muy importantes.

Desarrollo físico del niño

Jugar contribuye, evidentemente, al desarrollo físico del niño. La mayoría de los juegos implican movimientos y actividad física, por lo que son importantes en el desarrollo psicomotor y en la coordinación del menor.

Todo esto y mucho más aporta el juego en los niños. Por ello, es tan importante que no pasen las horas viendo la televisión, o, en caso contrario, haciendo actividades que para los padres son más “productivas” que jugar, ya que, todos los niños biológicamente necesitan el juego y, además, como hemos comprobado, pueden beneficiarse de diversas maneras.

En ocasiones, es inevitable que, como se ha comentado, debido a la falta de tiempo que tenemos en nuestro día a día no nos quede tiempo para el juego con los hijos y lo dejamos mucho tiempo delante de la televisión mientras nosotros hacemos nuestras tareas. En Salutte, siendo conscientes de ello, contamos con cuidadoras que, además de hacerse cargo del cuidado de los más pequeños de la casa, tienen todo su tiempo para dedicarlo al juego con estos menores, porque, además, su vocación es esa, el cuidado, la atención y el juego con niños.

Compartir artículo: