Halloween para niños en tiempos de COVID-19

Halloween para niños en tiempos de COVID-19

Se aproxima una fecha muy destacada y divertida para los más pequeños, Halloween. Sin embargo, este año su celebración tendrá que ser diferente, pero no por ello más aburrida, sobre todo ahora, que después de haberse llevado varios meses encerrados en casa, es cuando más necesitan festejar y pasarlo en grande con sus más allegados.

A continuación, describiremos ciertas actividades e ideas que se pueden llevar a cabo en esta fecha con los peques, siempre sin olvidar que los grupos no deben sobrepasar el número de personas que se ha impuesto como medida ante el COVID-19 tanto en espacios públicos como privados.

Actividades e ideas que se pueden llevar a cabo para Halloween con los niños

Lo primordial, la decoración.

Para que los niños se metan aún más en el papel y todo sea más realista para ellos, es importante la decoración del ambiente donde se encuentren.

Se puede decorar las paredes con dibujos terroríficos, en los que que cada uno, con su distancia de seguridad de los demás, utilice la imaginación y adorne su espacio de manera personalizada, etc. Para ello podemos colgar calabazas, dibujar vampiros, usar telarañas en las paredes, etc.

Disfraces

Una de las cosas que más le suele gustar a los niños es disfrazarse. Les encantan las fiestas en las que pueden disfrazarse del personaje que más les gusta.

En este caso, debe ser un personaje terrorífico. Para ello, además de la vestimenta que lleve cada niño, les ayudaremos pintándole las caras (cada niño con sus propias pinturas de su casa) y haciéndoles peinados acorde al disfraz que lleven puesto.

Cuidar la separación y la distancia entre los niños

Es importante que, aunque estén celebrándolo juntos, mantenga todo el tiempo posible el distanciamiento y por supuesto, sus mascarillas.

Para hacerlo lo mejor posible, debemos decorar el lugar delimitando las zonas y los caminos de ida y vuelta en los pasillos. Dichas delimitaciones siempre con decoraciones propias de la fecha que estamos festejando.

Golosinas para los más peques

Hacer truco o trato es algo típico de esta fecha, sin embargo, es complicado darle a un niño chucherías y que no se chupe los dedos o pedirle que no coja golosinas de otras personas. Por ello, sería buena idea celebrarlo en casa o cualquier establecimiento cerrado privado, evitando que coja y coma chucherías que han tocado otras personas y han estado en otros domicilios.

Por tanto, sería una buena idea preparar vasitos reciclables o pequeños recipientes con chuches y que cada uno coja su correspondiente vaso, sin compartir, ya que todos los vasos deben contener la misma cantidad y diversidad de golosinas. De esta manera, los pequeños tendrán esa dosis de azúcar que saben que conlleva la celebración de estas fechas.

A continuación, nos centraremos en diversos juegos oportunos para la celebración de Halloween en situación de pandemia.

Juegos para los más peques para celebrar Halloween

Adivinar qué monstruo es cada uno

Es muy similar al juego de “¿Qué tengo en la cabeza?”.

Crearemos tarjetas con los dibujos de los monstruos más conocidos y que más les guste a los participantes de la fiesta (brujas, vampiros, momias, fantasmas…).

Una vez esto, se pondrán en círculo y cada uno elegirá una tarjeta al azar sin mirar de qué monstruo se trata y se lo pegará en la frente. Tendrán que ir por turnos haciendo en cada turno una pregunta a sus compañeros de respuesta cerrada, es decir, sí o no.

El último que quede sin adivinar qué monstruo es será el que no ha podido ganar el juego.

Podemos hacer este juego más divertido si cada vez que alguien adivina su monstruo se inventa alguna historia donde aparezca dicho monstruo o que haga una imitación de este.

Encestar aros

Este juego es muy entretenido, aunque hay que tener cuidado con la distancia de seguridad.

Cada niño, creará un sombrero de brujas negro con papel de cartulina en el que tendrán que encestar aros. Lo que difiere del juego original, es que cada niño tendrá que encestar un número de aros en su sombrero de bruja, a diferencia de anteriormente, que se hacía una fila de niños y por turno iban tirando.

Cuando acabe el tiempo, el que más aros haya conseguido encestar en el sombrero es el que gana.

Bolos monstruosos

Cogeremos unas cuantas botellas de plástico o latas vacías, lo que tengamos a mano. Las pintaremos y decoraremos con imágenes de Halloween, como pueden ser fantasmas, calabazas, etc.

Cogeremos una calabaza de tamaño mediano para simular un balón, y con ella, por turnos y cada uno con su calabaza, intentará derribar todas las botellas/latas posibles, como en el juego de bolos tradicional.

El que consiga tirar más y por tanto, tenga más puntos, ganará.

Relatos terroríficos

Los niños se sentarán en círculo manteniendo la distancia de seguridad entre cada uno de ellos.

El adulto que se encuentre con ellos, comenzará una historia de miedo terroríficas que, por turnos, tendrán que seguir inventando hasta crear una historia completa.

Para hacerlo más real, deberán incluir en la historia cada uno de los monstruos de los que vayan disfrazados, sin poder incluirse a sí mismo como monstruo.

 

Esta fiesta, aunque diferente a otros años, puede ser de lo más divertida siempre que haya algún o algunos adultos con ellos para asegurarse de que se llevan a cabo las medidas de seguridad necesarias para evitar contagios entre niños. En Salutte, contamos con cuidadoras de niños con formación en animación sociocultural y especialistas en llevar a cabo este tipo de fiestas y actividades con niños, para que los más pequeños puedan disfrutar a lo grande de esta celebración.

Compartir artículo: