Hinchazón de tobillos en personas mayores

Hinchazón de tobillos en personas mayores

La hinchazón en tobillos, tanto en los pies como en las piernas, es algo usual en la tercera edad. Es muy importante dar la atención necesaria a esta afección, ya que puede conllevar graves problemas de salud en la persona.

Causas de la hinchazón de tobillos en las personas mayores

Este problema, suele aparecer por diversas razones:

  • Que exista edemas.
  • Mala circulación.
  • Medicamentos que provoquen retención de líquidos
  • Falta de realización de ejercicio y estar mucho tiempo sentado o tumbado.
  • Exceso de sal y grasas saturadas en la dieta, con una falta de proteínas.
  • Insuficiencia renal
  • Sobrepeso

Todo ello se incrementa en muchas ocasiones cuando llega el verano con sus altas temperaturas.

Síntomas de la hinchazón de tobillos en los mayores

Los principales síntomas serían:

  • Tener hinchadas las extremidades inferiores, es decir, rodillas, pies, piernas y tobillos.
  • Aumentar la hinchazón a últimas horas del día.
  • Sensación de cansancio, fatiga, pesadez.
  • Hormigueo y calambres en las extremidades inferiores.
  • Varices.
  • Extremidades inferiores sensibles al tacto y enrojecidas.

Estas afecciones influyen en el bienestar y la calidad de vida de la persona mayor, impidiéndole llevar a cabo su día a día con normalidad y disminuyendo su autonomía.

¿Qué hacer ante la hinchazón de tobillos?

Algunas pautas que se pueden llevar a cabo para evitar o disminuir la hinchazón podría ser:

  • Tener una rutina de actividad física diaria, siendo muy favorable un paseo diario a ritmo moderado durante unos 30 minutos.
  • Si se tiene que pasar ciertas horas al día sentado, mover los tobillos y los dedos de los pies.
  • Una buena alimentación con baja cantidad de carbohidratos, azúcares, sal y grasas saturadas, y alta en fruta, verdura fresca, legumbres y fuentes de proteína.
  • Utilizar ropa y calzado cómodo.
  • Hidratarse, sobre todo en épocas de calor.
  • Dormir con los pies un poco más alto que el cuerpo, como puede ser el uso de un cojín.
  • Colocar los pies en un recipiente con agua muy fría, ayudando a mejorar la circulación sanguínea.
  • Masajear las piernas y los pies al finalizar el día.
Compartir artículo: