Atención a las personas mayores a través de la fisioterapia y la vida activa

Atención a las personas mayores a través de la fisioterapia y la vida activa

Las etapas vitales en las que el organismo es más susceptible de percibir cambios es durante la infancia, de 0 a 6 años, y en la vejez, a partir de los 65 años.

Esto quiere decir que, a medida que las personas envejecemos, es más probable que aparezcan modificaciones en nuestro estado de salud.

Cambios estructurales en las personas mayores

Respecto a los cambios estructurales producidos, podemos encontrar:

Estatura

  • Acortamiento de la columna vertebral debido a un estrechamiento del disco.
  • Cifosis.

Huesos

Pérdida general de masa ósea.

Articulaciones

  • Reducción de la elasticidad articular.
  • Decadencia fibrilar del cartílago articular.

Músculos

  • Reducción del número de células musculares.
  • Acentuación del contenido de grasa muscular.

Cambios funcionales en las personas mayores

También podemos encontrar cambios funcionales:

  • Disminución de la secreción de saliva y tendencia a sequedad en la boca, así como atrofia de las encías.
  • Menor secreción ácida en el estómago.
  • Atrofia de la mucosa en el intestino.
  • Degeneración del movimiento intestinal y al reflejo de defecar.

Las consecuencias fisiológicas o fisiopatológicas de estos cambios, podrían ser:

  • Declive progresivo de la altura.
  • Indisposición vertebral y fractura de huesos largos con traumas.
  • Restricción articular.
  • Merma de fuerza muscular creciente.
  • Deducción de la actividad mecánica del músculo, provocando caídas.
  • Digestiones lentas.
  • Dificultad en el aprovechamiento de los nutrientes.

En conclusión, todo el organismo se va modificando progresivamente tanto a nivel fisiológico como funcional, y aunque es cierto que estos cambios y consecuencias son progresivos e inevitables, diversos estudios afirman que el ritmo de crecimiento se puede disminuir gracias a llevar una vida activa y constante.

La fisioterapia ofrece ayuda a la persona mayor no solo en aspectos sanitarios, sino también a través de la educación para la salud, brindando información sobre cómo llevar una vida saludable mediante el ejercicio físico y la higiene postural en el día a día.

Afrontar la vejez desde un enfoque activo tiene el propósito de aumentar la esperanza de vida y la calidad de vida de las personas adultas mayores.

Llevar una vida activa

Por ello, llevar a cabo una vida activa, permitirá que:

  • Sufran menos incapacidades relacionadas con enfermedades crónicas.
  • Necesiten una menor atención sanitaria y social.
  • Sufran menos situaciones de soledad.
  • Incrementen su autonomía.
  • Sigan participando en el ámbito económico.

Por todo esto, es tan importante la activación física en estas personas mayores como las técnicas de fisioterapia, ya que, ayudarán a combatir las consecuencias que producen los propios cambios que se acaban de comentar en el envejecimiento.

Asimismo, ayudarán en gran medida a la imposibilidad producida por enfermedades típicas de la vejez como son el Parkinson, el Alzheimer, osteoporosis, problemas cardiorrespiratorios…

La gran mayoría de las terapias fisioterapéuticas, originan la mejora del movimiento y la independencia mediante ejercicios de fuerza y resistencia, técnicas de relajación, control del dolor y ayudas para la movilidad.

Algunos de sus beneficios serían:

  • Mejora de la masas y fuerza muscular.
  • Mejora de la densidad ósea.
  • Prevención de enfermedades crónicas como pueden ser la osteoporosis o la diabetes mellitus.
  • Incremento del estado anímico y la autoestima.
  • Mejora de las funciones cognitivas y ayuda al freno del deterioro.
  • Disminución del riesgo de caídas.

En Salutte, contamos con fisioterapeutas con una gran vocación y experiencia en el trabajo con personas mayores que los podrán ayudar a obtener una mejor calidad de vida y un aumento de su autonomía.

Asimismo, también contamos con un servicio de acompañamiento a personas mayores, si lo que necesita es que su familiar mayor lleve un estilo de vida más activo saliendo a dar paseos o haciendo al aire libre aquellos ejercicios que el fisioterapeuta le haya recomendado.

Compartir artículo: