Piernas hinchadas en personas mayores

Piernas hinchadas en personas mayores

Las piernas hinchadas en personas mayores es algo más habitual de lo que se piensa. Especialmente cuando las temperaturas van aumentando, lo que beneficia la retención de líquido en los tejidos blandos y en los músculos de las extremidades inferiores, aunque la única causa no son las altas temperaturas.

Causa principal de piernas hinchadas en personas mayores

La causa principal suele estar relacionada con alteraciones en la circulación sanguínea y en el funcionamiento incorrecto del sistema circulatorio, lo que produce que la sangre fluya en exceso hacia las extremidades inferiores acumulándose en pies y piernas y provocando su hinchazón.

Síntomas de las piernas hinchadas en las personas mayores

Algunos de los síntomas que se asocian a esta condición de piernas hinchadas en las personas mayores son:

  • Varices
  • Calambres, hormigueos o rojeces en las piernas
  • Sensación de fatiga, cansancio en las piernas
  • Hinchazón y pesadez de los tobillos y piernas, sobre todo a medida que avanza el día

Todo esto afecta a la calidad de vida de los mayores que sufren esta condición.

En algunos casos, como en personas mayores con movilidad muy reducida que apenas pueden levantarse y andar, es muy difícil evitarse o controlarse.

¿Qué hacer ante las piernas hinchadas?

Sin embargo, existen hábitos de vida saludable que pueden ayudar a tolerar los efectos y síntomas en los mayores:

  • Prescindir de la ropa apretada
  • No persistir mucho tiempo sentado, y si es así, elevar las piernas
  • Elevar los pies con un cojín al dormir para ayudar a la circulación
  • Mover los dedos de los pies cuando se está sentado para estimular la circulación
  • Sortear el calor excesivo y ducharse con agua templada sobre todo en épocas de calor.

En ocasiones, seguir estas pautas es difícil para la persona mayor, ya que, a veces no les apetece estar en movimiento, o simplemente se les olvida o le es incómodo estar con las piernas en alto al estar sentados. Por ello, ayuda contar con una persona cuidadora que implemente una rutina de hábitos saludables.

Además, contar con un profesional especialista como un fisioterapeuta o un quiromasajista, puede ofrecerle masajes terapéuticos en las zonas afectadas por la hinchazón, facilitar y favorecer la movilidad de la persona mayor.

En Salutte puede encontrar ambas ayudas, tanto la de persona cuidadora: https://salutteayudadomicilio.com/services/cuidados-personas-mayores/ como la del profesional sanitario que pueda hacerle los masajes terapéuticos recomendados: https://salutteayudadomicilio.com/services/servicio-fisioterapia-personas-mayores/

Así, podrá estar tranquilo de que su familiar está bien atendido y cuenta con la ayuda necesaria para mejorar su calidad de vida.

Compartir artículo: