Servicio de interna ante el confinamiento de mayores

Servicio de interna ante el confinamiento de mayores

Nuestros mayores componen la población más vulnerable ante la infección por COVID-19 por la fragilidad de tener una pobre respuesta inmunológica y por presentar muchos de ellos síndromes geriátricos anteriores.

La presentación clínica es variable dependiendo del paciente. La fiebre, aunque en población general es el síntoma más destacado, las personas de edad avanzada no suelen presentarla, y si lo hacen, en menor intensidad, lo que puede complicar su diagnóstico. La siguiente manifestación clínica sería la tos irritativa, pudiendo también aparecer una serie de síntomas respiratorios como disnea, y en los pacientes más graves, sobre todo de edad avanzada, llegar a desarrollar neumonía bilateral.

Es destacable que las personas que sufren demencia, por tener un acceso más limitado a la información y presentar dificultades para comprender y recordar las medidas de seguridad sanitarias, tienen mucho más riesgo de contagio y parece claro que presentan mayor frecuencia de manifestaciones severas, necesidad de UCI y letalidad. Además, esta nueva situación, puede producir un aumento del estrés e incrementar problemas en las conductas de estas personas.

Por ello, debido a que las personas mayores son el principal grupo de riesgo de esta pandemia, es necesario tener un plan para ellos que ocupe varios planos: psicológico, físico y social.

Trabajadoras internas

En Salutte, una de las herramientas que tenemos para ayudar a cubrir las necesidades que suponen estas circunstancias actuales, es el servicio de nuestras trabajadoras internas, proporcionando una atención completa durante las 24 horas del día.

Plano psicológico

De entre los beneficios de este servicio, el tener una atención individualizada mantenida en el tiempo llega a crear un vínculo afectivo cuidador-persona mayor que ayuda a este último a tener a alguien con quien sentirse apoyado, querido y en quien confiar, puesto que a todos los riesgos ya comentados del COVID-19 para los mayores, habría que sumarle el sentimiento de soledad y aislamiento social por el confinamiento que limita las visitas y ayudas familiares.

Plano físico

Por otro lado, sabemos que muchas personas mayores, debido a patologías físicas, necesitan pasear y caminar diariamente, y el tener a alguien en casa que le ayude y adapte su entorno, contribuye a que el mayor pueda conseguir los objetivos físicos que requiera su tratamiento.

Además de la actividad física, otra recomendación de los expertos para estas personas, es llevar una dieta equilibrada, puesto que potenciará el bienestar tanto físico como emocional, a lo cual ayudará tener en casa a alguien que les cocine.

Plano social

Por otra parte, una de las pautas más destacadas de los psicólogos para hacer frente a esta cuarentena en la que hay que permanecer muchas horas en casa, es mantener una rutina. Por ello, si tienen en casa a un profesional, les ayudará a que la sigan diariamente, a la vez que, les ayudará a mantenerse estimulados gracias a que, les puede proponer diversos juegos con los que ejercitar distintas habilidades, practicar la lectura de noticias para que se mantengan informados, hablar de su juventud para ayudarles a evadirse y ejercitar su memoria, acompañarles al balcón, terraza y/o azotea para que puedan ver la calle, etc.

Aparte de de estos beneficios que aporta el servicio de interna, la familia puede tener la certeza de que, al convivir el trabajador con la persona mayor, tiene que salir menos del domicilio, y, por tanto, es posible que se disminuya el riesgo de contagio del cuidador y el consiguiente contagio del mayor. Al mismo tiempo, las cuidadoras podrán llevar un control exhaustivo del estado de los mayores con comprobaciones constantes de posibles síntomas de contagio.

Todo esto no solo es positivo para el beneficio de la salud mental de la persona mayor, sino que a la familia también le proporciona la tranquilidad, confianza y seguridad tan necesaria en estos momentos, gracias a que su familiar está recibiendo los cuidados adecuados y están siendo cubiertas sus necesidades en todos sus ámbitos; además de que, debido a que es un cuidado personalizado, pueden tener en todo momento contacto con el trabajador para saber cómo se encuentra su familiar.

Compartir artículo: