Tareas de una niñera

Tareas de una niñera

Conocer las obligaciones de una niñera es primordial a la hora de contratar sus servicios.

Es importante fijar con ella las pautas del cuidado y qué necesitan exactamente para sus hijos, así se remedian posibles sorpresas y aumenta la confianza en ambas direcciones.

No debemos confundirnos y pensar que el deber de una niñera es sólo estar atento a que no le pase nada negativo al menor, sino que tenemos que saber que hay muchas más tareas que esta realiza para dar un buen servicio.

Principales tareas de una niñera

Velar por la seguridad del niño

Este sería su principal objetivo, cuidar de que el menor esté seguro en todo momento, no solo físicamente, sino también psicológicamente. Por ello, la niñera deberá estar atenta al niño en todo momento, teniendo en cuenta las capacidades de este y el entorno en el que se encuentre.

Alimentarle

Es otra de las funciones principales de una cuidadora de niños, siempre teniendo en cuenta sus necesidades y su estado de salud, es decir, si tienen alguna alergia o intolerancia a ciertos tipos de alimentos. Asimismo, es importante informar a la niñera de si nuestro hijo come sin problemas o suele poner trabas a la hora de comer, ya que, esta deberá hacer lo necesario para el que menor coma la cantidad debida.

Bañarlo y mantener su higiene

Dependiendo de la edad y las necesidades del niño, debe tener conocimiento y experiencia en el cambio de pañales, ya que es posible que sea necesario. Asimismo, puede ser que se necesite que bañe o duche al niño, dependiendo del horario que tenga el servicio.

Participar en su descanso

Hay ocasiones, en la que necesitamos que la niñera se quede en horario nocturno con nuestro pequeño, por lo que, una de las tareas de esta será dormir al pequeño, por ejemplo, contándole un cuento.

Ayudarle en los deberes

Es posible que el niño traiga deberes del colegio que no sepa cómo realizarlos. Para ello, la niñera debe saber cómo explicárselos y ayudarlo y tener la paciencia suficiente para ello.

Jugar con él

El juego es una parte fundamental en la vida de un niño, ofreciendo multitud de beneficios para este. Dedicarle tiempo de juego, es una de las tareas de la cuidadora, porque, además, en muchas ocasiones, los juegos sirven para enseñar y estimular al niño en diversos ámbitos.

Llevar y recoger del colegio

Es muy común que, debido al horario del trabajo de los padres, no puedan llevar o recoger a los niños del colegio, o, en ocasiones, ambas tareas. Por ello, puede ser una de las tareas que se le exija a la cuidadora.

Salir de paseo

Es posible que el niño se canse de jugar en casa y quiera ir a pasear o al parque. En estos casos, la niñera debe estar muy atenta y vigilar al menor para que no le ocurra nada en el exterior (evitar accidentes, que no se pierda, etc).

Participar en su educación

Todas estas tareas que hemos mencionado son muy importantes, pero siempre debemos explicarle a la niñera cuáles son nuestras técnicas educativas y cuáles son los valores que le queremos transmitir a nuestro hijo, ya que, si va a pasar muchas horas con él, es primordial que la niñera siga nuestra línea educativa con el menor en todo momento.

Ayudar en algunas tareas domésticas

Aunque la primordial tarea de una niñera es cuidar y atender a nuestro hijo en todas las ocupaciones nombradas, es posible que le pidamos algunas tareas domésticas. Hay veces en las que, por ejemplo, cuida de nuestros hijos en la hora de la siesta y queremos aprovechar este tiempo para que nos ayude con algunas tareas de casa sencillas como el hacer la cama, ordenar alguna habitación, preparar algo de comer, barrer, etc. Pues debemos de saber que son obligaciones que podemos demandarle.

 

En general, la cuidadora de niños debe ser útil y ayudar a la conciliación familiar, por lo que las tareas que realiza con el menor son múltiples y muy parecidas a las que realizarían sus propios padres en su día a día, además de poder solicitarle que les ayude en las tareas sencillas del domicilio.

Con ello, los padres ganarán en tiempo, tranquilidad y seguridad, ya que, deben saber que su hijo está en manos de una profesional, la cual ya ha realizado el trabajo de los cuidados en multitud de ocasiones y es alguien en quien pueden confiar para el cuidado y la educación de su hijo.

 

Compartir artículo: