Vacaciones de verano de nuestros hijos

Vacaciones de verano de nuestros hijos

Las vacaciones de nuestros hijos, especialmente las de verano por su mayor duración, en el caso en el que no trabajemos o que tengamos el mismo tiempo de vacaciones que ellos, pueden ser una ocasión perfecta para hacer esas cosas que durante el curso no podemos llevar a cabo.

Pero en ocasiones, debido a que nuestro trabajo no nos permite tener tantos días de vacaciones, se vuelve un problema saber qué hacer con los más pequeños para no dejarlos solos en casa.

Actividades para hacer con los niños este verano

Aquí vamos a dar opciones tanto para una situación como para otra.

En el primer caso, es cierto que es una oportunidad para pasar más tiempo con nuestros hijos, pero a veces, tenemos tantas horas libres que nos quedamos sin ideas de las actividades que hacer en esos momentos. Os proponemos a continuación algunas actividades que la mayoría podemos hacer y sin tener que invertir dinero en parques temáticos, piscinas de bolas, o toboganes de agua.

Hacer un picnic en el parque

Preparar la comida, ropa adecuada y una manta sería lo primero. Después elegir el lugar, buscar un árbol con sombra, llevar juegos de cartas, refrescarnos con una limonada y jugar en el campo.

Elaborar juntos un libro de recetas

Podemos buscar en internet recetas de diferentes países, preguntarle a familiares por sus comidas favoritas, y después, en una libreta, ir escribiendo las recetas (podemos inventarnos algunos ingredientes que sepamos que le va bien). Así, además, introducimos a nuestro hijo en el mundo de la cocina si después nos lanzamos a hacer algunas de las recetas.

Plantar una planta y regarla cada día

Responsabilizarnos de otro ser vivo enseña muchos valores a nuestros hijos. Podemos elegir una planta que nos de algún fruto para así que le motive a cuidarla y regarla hasta que salga dicho fruto.

Forrar una pared con papel continuo y pintar con las manos un mural

¿Qué le puede gustar más a tu hijo que pintar en la pared y mancharse las manos?

El primer paso para esto sería forrar la pared con un papel resistente por si se rompe. Fijarlo bien con cinta americana. Asimismo, deberíamos proteger el suelo con más papel o alguna sábana o manta vieja. Para hacer la actividad, tenemos que asegurarnos de comprar témperas de dedos (es fácil de limpiar) y dejar libre la creatividad.

Hacer helados de fruta

Hay muchas recetas, pero aquí vamos a poner una sin lactosa ni gluten por si en casa hay alguien con intolerancias o alergias:

  • 4 plátanos congelados
  • 1 plátano maduro a temperatura ambiente
  • Un puñado de arándanos o de fresas
  • Una cucharadita de cacao puro
  • Media cucharadita de azúcar o edulcorante al gusto (teniendo en cuenta que la fruta ya proporciona dulzor)

Batir todo bien (se puede añadir leche vegetal para ayudar al triturado).

Pintar piedras

Lo primero que debemos hacer es, si tenemos jardín o zona exterior, buscar fuera de nuestra casa piedras de un tamaño medio. Si no fuese así, podemos ir al parque más cercano que tengamos.

Lo mejor son las piedras redondas y con una superficie lisa que permite dibujar.

Se puede ejecutar primero el dibujo en lápiz hasta que consigamos uno que nos guste y a continuación pintarlo con témperas y pinceles.

Otra modalidad sería buscar piedras que por morfología ya nos recuerden a algo, por ejemplo, una piedra con forma de corazón, o con ondas como si fuese el mar. Así, sólo tendremos que darle el color que queramos. Una vez se pinte, debemos dejarlo secar durante unas horas.

Aprenderse un baile o inventarse una coreografía con una canción que nos guste

Hoy en día es muy conocida la aplicación Tik Tok. Podemos descargarla en nuestro móvil y buscar una canción y baile adecuado y que le guste a nuestros hijos. El fin será que todos nos aprendamos el baile y luego, si queremos, podemos grabarnos para tenerlo de recuerdo.

Hacer una sesión de fotos con una temática

La temática puede ser disfraces de animales, de alimentos, de dibujos animados. Una vez tengan el disfraz, iremos con ellos a un espacio adecuado para la temática y haremos un reportaje de fotos que luego podemos sacar y poner por casa para decorar.

Dar un paseo en bicicleta

A primeras horas del día para que no haga mucho calor, podemos coger nuestras bicis y salir a pasear con un lugar objetivo concreto. Este lugar puede ser un parque en el que pararnos y darle de comer a las palomas, por ejemplo. Así como tomar una granizada fresquita antes de hacer el camino de vuelta.

Todas estas actividades son adecuadas para poder hacer con nuestros hijos pequeños, sin embargo, como hemos comentado al principio, hay circunstancias en las que neestro trabajo no nos da la posibilidad de tener 2 meses de vacaciones en verano, por lo que, en estos casos las opciones podrían ser:

  • Si tenemos la suerte de tener algún familiar con disponibilidad y sobre todo, ganas de quedarse con ellos durante unas horas (ya sean abuelos, tíos, primos, vecinos) sería una gran opción, sobre todo si entre ellos hay niños de sus edades como primos o hijos de vecinos.
  • Otra opción, dependiendo de la edad que tengan, sería buscar una escuela de verano. Hoy en día hay multitud de opciones de escuelas de verano, incluso en los gimnasios. Buscar el más adecuado a su edad y si además acude algún amigo del colegio o del barrio, incluso mejor.
  • Si ninguna de estas opciones es posible en tu caso porque no tengas ningún conocido y/o porque tu hijo no quiera quedarse en una escuela de verano o no te convengan los horarios de dicha escuela, otra opción es buscar una niñera que acuda a tu domicilio en las horas y los días que más te convenga. Ella misma podrá hacer con tu hijo las actividades comentadas anteriormente.

Salutte cuenta con niñeras que tienen años de experiencia en el cuidado y la atención de niños desde meses de edad hasta adolescentes. Si lo necesitas, no dudes en contactar con nosotros y nos adaptaremos a tu horario y tus necesidades: https://salutteayudadomicilio.com/services/cuidados-a-ninos/

Compartir artículo: