El verano, las vacaciones de los hijos y la necesidad de cuidar de ellos

El verano, las vacaciones de los hijos y la necesidad de cuidar de ellos

Para los niños, el verano es sinónimo a vacaciones. Durante este periodo, las obligaciones escolares se dejan atrás para dedicarse en mayor medida a las opciones de ocio, las cuales juegan un papel muy importante en los pequeños y las solemos dejar a un lado.

Factores comunes en esta época como una mayor cantidad de horas de luz junto a cambios en las rutinas de sueño y alimentación, hace que los niños se vuelvan más activos.

Por ello, es importante aportarle una mayor estimulación en su día a día, jugar con ellos en casa y al aire libre, incluso enseñarles a aburrirse y controlar las emociones y la gestión del tiempo en estos casos.

Asimismo, podemos aprovechar para seguir enseñándoles día a día, pero centrándonos en aquellos temas que más les guste y que no se suelan enseñar en el colegio, lo cual estarán encantados de aprender.

Actividades para hacer con los niños en verano

Algunas actividades interesantes con los hijos serían:

  • Juegos de agua con globos o pistolas de agua
  • Leer
  • Pintar
  • Actividades en las que descubren y aprenden de la naturaleza
  • Paseos con animales
  • Ir a cines al aire libre
  • Juegos de rol
  • Crear sus propios juegos utilizando su imaginación

Compaginar la vida laboral con las vacaciones de los niños

Siendo cierto todo esto, hay que tener en cuenta que en ocasiones es muy difícil compaginar la vida laboral de los adultos con las vacaciones escolares de los hijos.

Hay casos en los que el conocido como horario de verano o el cambiar turnos en el trabajo no es suficiente, por lo que hay que buscar ayuda externa.

Buscar ayuda externa para cuidar de los niños

La mayoría de las familias, optan por recurrir a la ayuda de los abuelos para que estos cuiden de sus nietos. Pasar tiempo juntos puede fortalecer la relación entre nietos y abuelos, sin embargo, cuando estar con los nietos se convierte en una obligación, la situación cambia.

Asimismo, nuestros familiares mayores también tienen sus quehaceres y también se merecen su espacio y tiempo libre, ya que se han pasado la vida trabajando y cuidando de sus hijos.

Por ello, la opción de contratar a una cuidadora puede convertirse en un aliado para tu hijo y para ti mismo.

Junto a los padres, la niñera planteará todas aquellas actividades dentro y fuera de casa que se quiera que esta haga con los niños, cuidando además de la alimentación, la protección y salud de los pequeños de la casa.

En definitiva, un cuidador/a ayudará a conciliar la vida familiar con la laboral y a mantener tanto las rutinas de los adultos como la de los niños.

En Salutte, realizamos un exhaustivo proceso de selección de los profesionales al cargo de los niños una vez tenemos clara las necesidades de la familia, seleccionando a la persona más adecuada para cada caso en particular.

Asimismo, si lo desean facilitamos una entrevista personalizada entre el profesional y la familia, para que puedan conocerlo antes de que comience a cuidar de sus hijos. En caso de que la persona seleccionada no les convenza, pondremos a otro/s candidato/s a la disposición de la familia para nuevas entrevistas.

Compartir artículo: