Yoga para personas mayores

Yoga para personas mayores

El yoga para personas mayores puede ser sin duda una de las claves del envejecimiento activo, ya que fomenta un estilo de vida saludable durante la vejez.

El origen de la palabra “yoga” tiene mucho que ver con la conexión entre el ser humano y el universo y, a través de posturas, movimientos y control de la respiración se pretende estar en perfecta armonía en términos físicos y términos espirituales.

Existe una técnica del yoga que se llama yoga en silla. Se trata de la práctica habitual de posiciones del yoga apoyándose de una silla con la finalidad de realizar cualquier movimiento accesible a personas con movilidad reducida o personas con limitaciones de estabilidad o equilibrio.

Mediante el yoga en silla se puede controlar el estrés, controlar el equilibrio y la fuerza, así como descansar de posibles dolencias. Además, admiten realizar ciertas posturas y movimientos que de pie no les sería posible a personas que sufren de fragilidad en las articulaciones o músculos.

Yoga en silla: recomendaciones

Sí es cierto, que para una buena práctica es conveniente tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Comprobar que la silla está en óptimas condiciones para sentarse, ya que puede contar con piezas mal ajustadas que impidan el correcto ejercicio con el yoga.
  • Procurar que no haya objetos alrededor como cables, ropa, o incluso juguetes.
  • Utilizar un espacio lo suficientemente amplio para practicar yoga.
  • Resulta necesario instalar la silla sobre una superficie no resbaladiza, como un mat o rollo extensible, semejante al que se pueda utilizar para realizar ejercicios en casa. También puede colocarse sobre césped.
  • La espalda debe estar recta en el momento de practicar yoga, con un ángulo de 90 grados, así como los pies apoyados en el suelo.

Beneficio del yoga en personas mayores

A partir de los 70 años aproximadamente, algunas personas entran en una etapa fructífera a la par que acompañada de problemas articulares y otras dolencias, por lo que el yoga está especialmente recomendado. De hecho, muchas escuelas del sector apuestan por incorporar rutina de ejercicios de yoga para personas mayores a sus sesiones.

Por otro lado, más de 6 de cada 10 personas que practican yoga son mujeres, una práctica más extendida entre el sector femenino debido a la facilidad para realizar posturas que exigen un cierto grado de flexibilidad y que, por cuestiones anatómicas, tienen ventaja con respecto a los varones.

  • Ayuda a reducir síntomas de depresión y ansiedad. Al realizar yoga, se aumentan los niveles serotonina y produce mejoras significativas en adultos mayores con depresión y ansiedad.
  • El yoga para adultos mayores favorece la conciliación del sueño.
  • Las clases de yoga para personas mayores tienen una relación directa con el aumento de memoria: algo importante para personas mayores con Alzhéimer.

Yoga en casa para mayores: ¿Cómo empezar a practicarlo?

Si se prefiere el yoga en casa, es una alternativa muy eficaz para realizar esta disciplina con total comodidad.

De esta forma, existen muchos vídeos en internet donde aprender poco a poco las posturas del yoga, así como clases en directo que permiten relacionarse con otras personas.

Lo real del yoga es que se puede realizar perfectamente desde la comodidad del hogar, incluso no será necesario disponer de mucha cantidad de material para ello.

Bastará con una esterilla, una silla en su defecto, un cojín, correas para yoga y ropa cómoda.

En definitiva, practicar yoga en edades avanzadas es una solución perfecta para hacer frente a los problemas de la actualidad, controlando los niveles de ansiedad, mejorando la salud mental, así como física.

Como recomendaciones últimas:

  • Para personas con diabetes la práctica debe ser cuidadosa, ya que pueden experimentar un descenso del nivel de azúcar en sangre.
  • Si se trata de personas mayores sedentarias no es aconsejable empezar con una práctica demasiado energética en el yoga.
  • En las personas mayores con problemas de sueño es mejor realizar la práctica del yoga por las mañanas y prescindir practicarla por la tarde-noche, ya que puede activar el sistema nervioso excitándonos en vez de relajándonos
Compartir artículo: